24/10/2019 L'Oratge L'Oratge


Servicios de la web

Hall

INFOCIUTAT

MONUMENT A SANT VICENT FERRER

HISTORIA:

Con igual historia que la del monumento a San Vicente Mártir, el de San Vicente Ferrer, en la plaza de Tetuán, antes de Santo Domingo y frente al antiguo convento de este nombre, actual sede de la Capitanía General de la III Región Militar, se aprovecha la recia escultura del Taumaturgo creada para la puerta de San Vicente (mártir) colocada allí, a fines del siglo XVIII (por acuerdo del consell de 17 de agosto de 1677), por la parte que miraba a extramuros de la ciudad, siendo objeto de veneración y atribuyéndosele especial protección en pestes y otras calamidades ciudadanas. Al derribo de la puerta, pasó a los almacenes municipales y, después, al patio del Museo y Escuela de Bellas Artes en el Carmen, hasta que el 26 de abril (festividad del Santo) de 1960 se inauguró solemnemente, el monumento, previa la restauración y la reintegración de las partes perdidas o deterioradas, por el escultor Ernesto López, de la figura atribuida a Ignacio Vergara, sin gran seguridad. A sus pies, tiene la mitra a la que renuncio por humildad, y un niño que le sostiene la Biblia, base de sus predicaciones; en cuya actitud se le efigia.
El emplazamiento no puede ser más adecuado, pues a la espaciosa belleza de la plaza, se une la inmediación del que fue su convento dominicano, y tantos recuerdos guarda de él, y su propia casa natalicia, a pocos metros, en la calle del Mar esquina a la del Pouet de Sant Vicent. Con este monumento, cuya erección se debe, como la de otros, al Alcalde rincón de Arellano, Valencia paga una deuda, quizás impagable, con el más ilustre de sus hijos. Así sobre el pedestal una inscripción reza: "Valencia agradecida a la protección dispensada a la ciudad por San Vicente Ferrer en el año MDCLXXVII. Emplazamiento y restauración en MCMLX.



Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI